La prevención es un componente importante del cuidado de su salud. Y puede implicar hacerse un examen anual. Puede implicar hacer pruebas de detección de rutina. Cuando no es posible evitar una enfermedad, participar para ayudar a dirigir la forma en que recibe atención médica es crucial. 

Participe de su atención médica

Lisa Redman combatió de manera proactiva sus probabilidades de contraer cáncer después de haber ayudado a cuidar de su hermana menor, Suzanne, que murió a los 39 años de un cáncer de mama muy agresivo.

Redman dice que es vital asumir la responsabilidad del bienestar propio. Recurrió a pruebas genéticas para averiguar si también corría riesgo de contraer cáncer de mama. También hizo sus propias investigaciones. Estudió cuántos casos de cáncer había en su familia. Encontró un patrón de muertes por cáncer por el lado de su padre. Muchos habían muerto jóvenes de otros tipos de cáncer. Sus investigaciones le aportaron algunas de las respuestas que necesitó para poder protegerse.

Participar de las decisiones con respecto a su atención y obtener las respuestas que necesita es esencial, dice ella. No deje de hacer preguntas. Anote todo lo que le dicen. Investigue. Busque apoyo en otras personas que hayan enfrentado problemas similares. No intente hacerlo en soledad.

También es crucial que los médicos lo escuchen. Cambió de médico después de que algunos minimizaron sus dudas. "Si no hubiera presionado, quizá no estaría aquí en este momento", dijo.

Hizo todo lo que estuvo a su alcance para no enfermarse de cáncer. Con base en la información que obtuvo acerca de su riesgo alto de contraer cáncer, primero se hizo una histerectomía y luego una doble mastectomía. Las pruebas antes de la cirugía permitieron detectar una masa precancerígena cerca de su pared torácica, en un lugar donde una mamografía no la hubiera detectado fácilmente.

"Después de haber atravesado lo que pasé con mi hermana, no tuve que pensarlo mucho", dice acerca de su decisión de someterse a las cirugías. Quería evitar que su familia pasara por todo eso. Recomienda a otras personas que se hagan pruebas genéticas si tienen antecedentes familiares de cáncer de mama. Es abierta a la hora de compartir su experiencia con sus propias hijas.

"Lo que puede dañarnos es no saber", dijo. Saber nos da la oportunidad de elegir un tratamiento que nos ofrezca las mejores probabilidades de sobrevivir y disfrutar la vida.

Hable con su médico sobre sus antecedentes familiares

Hablar claramente sobre sus antecedentes familiares con su médico puede ayudarle a averiguar si existen vínculos entre su familia y ciertas enfermedades. Por eso su médico le hace completar cierta documentación que incluye preguntas acerca de los problemas de salud de sus familiares. Esta información puede ayudarle a decidir qué evaluar y qué tratamiento usar.

"Conocer los antecedentes familiares es clave", dice la Dra. Susan Echiverri, directora médica en Blue Cross and Blue Shield. Es importante evaluar a los familiares cercanos de sangre, como padres y hermanos, varones y mujeres. También es importante averiguar sobre parientes menos cercanos, pero eso lleva tiempo.

"Siempre les digo a los pacientes que se ocupen de hacerlo", dice Echiverri, que ejerce desde hace 28 años y fue jefa del área de genética de un hospital público grande. Dice que saber si alguien tiene antecedentes familiares de cáncer influye mucho en las decisiones médicas. Una pista importante es si hay familiares que tuvieron cáncer de jóvenes. Existe evidencia científica sólida que permite afirmar que los antecedentes familiares de cáncer suponen un riesgo más alto de cánceres hereditarios, agrega.

Los seguros de gastos médicos por lo general cubren las consultas de asesoramiento genético y pruebas genéticas para asegurados con ciertos antecedentes familiares. Las pruebas genéticas y los asesores en genética están cubiertos sin costos compartidos cuando el paciente es elegible.

Ícono de hablaHable abiertamente.

Sea proactivo con respecto a su salud, ya que puede salvar su vida. Un buen primer paso es hablar con su médico acerca de sus riesgos. Puede obtener más información a través de la campaña Bring Your Brave de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. El programa recomienda a las mujeres que averigüen sus riesgos de cáncer de mama y adopten estilos de vida sanos.